Elecciones Generales 2015

jueves, 24 de octubre de 2013

LO HAN VUELTO A HACER

Es de esta misma mañana, 24 de octubre. El PP se suma a la convocatoria de manifestación en Madrid del próximo sábado 26 realizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo contra la sentencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.
Lo primero es reafirmar una convicción personal, no de ahora, sino de hace mucho tiempo. Nunca haré ningún reproche por nada de lo que digan o hagan los familiares de los asesinados por ETA o cualquier otro grupo terrorista. No puedo sentir lo que ellos porque, afortunadamente, no he pasado por lo que han pasado ellos. Pero sí puedo entender que se generen muchos sentimientos encontrados, desde la rabia, la desesperación, el odio, el deseo de venganza, el perdón o el olvido del dolor sufrido, que no de su ser querido. Por lo tanto, lo que va a continuación en absoluto les tiene a ellas como destinatarias. El mensaje es para otros, como se verá.
¿Qué han vuelto a hacer? Utilizar a estas víctimas para envenenar al conjunto de la sociedad española que se muestra perpleja ante la realidad de un Gobierno integrado en Europa pero que respalda a los que le piden que no se acate la sentencia de un Tribunal Europeo. Pero es que a esta derecha que padecemos le vale todo si el fin último es electoral. Hay que hacer olvidar en las masas afines que se llegó al Gobierno con un programa electoral que después se fue incumpliendo punto por punto. Hay que soslayar que la etarra Ines del Río ha estado 26 años en la cárcel, y no más, porque se "benefició" del Código Penal de la dictadura franquista (está bien escrito, no fue el de una dictadura comunista), el mismo que la extinta UCD de la que vienen muchos de los que han sido altos cargos del PP fue incapaz de cambiar entre 1978 y 1982. Memoria selectiva se llama a eso, porque enseguida se remitió a los gobiernos del PSOE (1983-1996) para, esta vez sí, atribuirle toda la responsabilidad de la no modificación del Código Penal hasta su etapa final. Quizás es que ETA no mató entre 1978 y 1982 lo suficiente para motivar ese cambio legislativo.
Y para remate, llegamos al corolario habitual de esta última década en cualquier atribución de responsabilidad para los continuos desastres habidos en este país: Zapatero. Ahora resulta que, pensando en una sentencia del 2013, José Luis Rodríguez Zapatero nombró a un juez para el citado Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (Luis López Guerra) con la intención de que convenciera a los otros ¡16! miembros del Tribunal para que emitieran esta sentencia que, por su parte, era uno de los acuerdos a los que había llegado el Gobierno español con ETA en el llamado Proceso de Paz. Por cierto, que en las actas de esas conversaciones que recogió ETA y publicó Gara no se hace mención a nada de eso.
Pero que más da. Hoy estamos en otra cosa. ¿En cuál? Pues en que desde el triunfo electoral de noviembre de 2011 se ha venido produciendo, como se recoge en diferentes encuestas, una evidente desafección en el electorado de derechas con respecto a la dirigencia del PP: incumplimientos electorales reiterados, caso Gürtel, Bárcenas,... . ¿Cómo reunir de nuevo a la grey si ETA ya no es un problema? No pasa nada, a la mínima resucitamos el discurso de la traición a las víctimas y a tirar para adelante. Lo aderezamos con el "España se rompe" propiciado por la pésima gestión hecha de la cuestión catalana, publicitamos hasta la hartazgo una recuperación económica que no ven ni siquiera próxima la mayoría de los españoles y, venga, a tirar para adelante. Lo que sigue es lo habitual: peleas en las numerosas terminales mediáticas de la derecha por ver quién escribe la mayor mentira, la más insospechada media verdad o, directamente, a ver quién calumnia más. Total, eso ya nos funcionó un par de veces en el pasado. ¿Por qué no una tercera? Y lo más triste es que me temo que puedan tener razón, si el pueblo español no se arma de cordura y acaba por ver el verdadero rostro de esta derecha, sus dirigentes me refiero. Esperaremos acontecimientos.

domingo, 15 de septiembre de 2013

CATALUÑA Y SU CAMINO A LA INDEPENDENCIA

Este pasado miércoles 11 de septiembre una significativa parte de la ciudadanía catalana ha querido expresar de forma absolutamente pacífica su estado de ánimo. Las cifras hablan de más de millón y medio de participantes en la cadena humana pero casi es lo de menos. Lo que se hace cada vez más evidente es que allí está pasando algo y el resto del Estado español no lo ve o no quiere verlo. Eso si por Estado español nos referimos a la clase política que sobrevive (y muy bien, por cierto) en Madrid y aledaños.
Desde las más diferentes instituciones españolas se ha respondido o con el desprecio o con la negación o, en el mejor de los casos, con la apelación a la ley, es decir, la Constitución, ahora sí intocable (en agosto del 2011 cuando lo exigió Europa ya no era tan intocable). Es más, se puede plantear la siguiente hipótesis: si siguiera vigente la actual Constitución de 1978 en todos sus aspectos y TODOS los ciudadanos residentes en Cataluña quisieran la independencia, ¿qué haría el Estado español? ¿Negar la evidencia? Hasta las Cortes franquistas en 1975 se autodisolvieron para dar paso a un nuevo régimen franquista. A ver si va a resultar que esta "maravillosa" democracia resulta más inmovilista que una dictadura.
No quiero embarcarme en disputas históricas porque apelar a la Historia para defender ideas políticas actuales tiene mucho de riesgo y también de engaño. Todo el mundo acaba encontrando un proceso histórico que justifica sus reivindicaciones. Yo sólo quiero apelar al concepto de ciudadanía democrática que siempre se ha defendido desde este blog.
En primer lugar, se debe reconocer que quienes viven en Cataluña tienen derecho a elegir la fórmula política que mejor les convenga y les represente. Sí sería deseable que esa elección se hiciera con plena consciencia de lo que supone, en lo bueno y en lo malo, pero sin demagogias ni alarmismos.
En segundo lugar, creo que a España y a Cataluña les iría mejor juntas que separadas pero no deja de ser una opinión personal. Me gustaría que todo lo catalán siguiera enriqueciendo este país, como creo que lo español (castellano, andaluz, murciano, gallego,...) ha servido para enriquecer Cataluña. En cualquier caso, reitero que eso, lo de seguir unidas, va a ser una decisión de los catalanes y, quizás, también del resto de españoles.
Por último, mi propuesta sería celebrar dos plebiscitos simultáneos, uno en Cataluña y otro en España, sobre la base de la siguiente pregunta, clara y concluyente en cuanto a la respuesta: ¿Quiere usted que Cataluña forme un Estado independiente de España?

Datos personales

Mi foto
Profesor de Historia en un Instituto de Cantabria.

Han visto esto...

Seguidores